Ediciones de partituras / Imaginario popular argentino

Comentario: Obra integral consistente en doce piezas para guitarra sola que toman sus títulos de mitos, creencias y supersticiones de Argentina. Contiene textos explicativos de la cuestión mitológica, en español y en inglés.

 

Obra completa interpretada por el compositor:


CONTENIDO:

Pachamama (zamba sin segunda), Salamanca (chacarera), Coquena (baguala), La Umita (vidala santiagueña), Velando al angelito (gato), El Pombero (preludio y chamamé), Luz mala (aire de milonga sureña), Caá Yarí (schotis), El árbol del Gualicho (estilo), La Llorona (aire de huella), Yaguarú (rasguido doble), El Payé (chamarrita).

Prólogo de la edición

 

Imaginario Popular Argentino es una obra integral para guitarra solista, que consta de dos partes: Centro y Noroeste (cinco piezas) y Litoral y Región Pampeana (siete piezas). En 2003 se publicó la primer parte en un álbum que contó con el auspicio de Puerto de Cultura, centro cultural lamentablemente desparecido. Agotada esa edición, se vuelven a publicar aquí aquéllas cinco piezas -revisadas y con pequeños cambios- más las siete restantes, que se imprimen por primera vez, quedando así a disposición de los intérpretes la obra completa.

 

Los títulos de las doce piezas se refieren a creencias, mitos y supersticiones explicados en los textos que acompañan estas partituras. He grabado y editado esta música en el CD Imaginario Popular Argentino, que se distribuye desde mi sitio en Internet.

 

Con la edición de este álbum culmina un esfuerzo que se inició hace más de una década. Las piezas que forman este Imaginario me acompañan desde hace ya varios años en mi peregrinar con la guitarra a cuestas, y si mi deseo se hace realidad, así seguirá siendo. He tenido la dicha de ver cómo han cobrado vida en manos de otros músicos, que las han recreado con talento y originalidad. De este modo se ha cumplido uno de los deseos que me impulsaron en el principio, y que quiero renovar aquí: despertar en los intérpretes el interés por acercarse más a ese yacimiento inagotable llamado Folklore Latinoamericano.

 

Marcelo Coronel / Rosario, 2010